Mi propósito al crear este blog es, exponer muchas de las situaciones que se dan en la vida cotidiana con los niños y todo lo que les rodea, padres, profesores, colegio, etc.... Para ello iré subiendo supuestos y así poderlos comentar entre todos. Siempre es más enriquecedor obtener distintos puntos de vista sobre un problema.

viernes, 7 de enero de 2011

Los deseos de los niños

Esta podría ser una situación dónde las madres siempre quieren lo mejor para sus hijos, pero quizás estamos pasando por alto lo que realmente quiere el niño, sin dejarle experimentar.
Pablo:  La profe nos ha mandado que escribamos una receta
Mamá: Ah, pues podrías hacerla del bizcocho que hicimos la semana pasada
Pablo:  No mamá, yo había pensado hacerla de una hamburguesa
Mamá: No Pablo, mejor hazla del bizcocho que es más completa
Pablo:  (Muy enfadado). ¿Porqué siempre tenemos que hacer lo que tu quieras?
Mamá: Porque soy tu madre y sé lo que te conviene

Finalmente Pablo hace la receta del bizcocho y su profe le puso buena nota. Su madre se sintió muy orgullosa y pensó que había hecho lo mejor por su hijo, ya que ella pensaba que si hacía la receta de la hamburguesa Pablo la haría muy sencilla, es decir, echamos la carne en la sartén y la metemos en el pan.
Pero se podría haber llegado al mismo fin teniendo en cuenta los deseos de Pablo?

Pablo:  Yo había pensado hacerla de una hamburguesa
Mamá: Ah vale, me parece perfecto
Pablo:  Mira ya he terminado. Echamos la carne en la sartén y la metemos en el pan.
Mamá: Pablo, ¿no crees que esta hamburguesa es un poco sosa? yo creo que le faltan ingredientes, ¿no?
Pablo:  Pues tienes razón, yo siempre las como con lechuga.
Mamá: Ahí tienes un ingrediente más, pero, ¿cómo pondrías la lechuga, en trozos pequeños o grandes?
Pablo:  Mejor en pequeños trozos para que no sea incómoda comerla.

Mamá: Creo que sería conveniente que pusiese cómo vas a cortar la lechuga. ¿porqué no piensas en las    
            hamburguesas que hacemos en casa?
Pablo:  Ah! claro, también las comemos con tomate, cebolla, mahonesa, etc...

Creo que Pablo hubiese obtenido una buena nota y la madre estaría orgullosa porque además ha respetado los deseos de su hijo, y ha conseguido que su hijo piense en cómo afrontar los problemas analizándolos un poco más en profundidad.

2 comentarios:

Manolo García dijo...

Una historia muy ilustrativa de lo que suele pasar con los deseos de los niños. Muchas veces le cortamos las alas porque pensamos que sus actuaciones no van a ser las esperadas. Por eso es importante educar en la creatividad y en la no represión.

Carolina Pérez Moreno dijo...

Hola, estoy de acuerdo con el comentario de Manolo.


Saludos

Publicar un comentario

Número de visitas